socialización de género a partir de estereotipos

Desde que nacemos aprendemos e incorporamos formas distintas de ser varones y mujeres de acuerdo a nuestro sexo biológico. La sociedad espera que desde la infancia, niñas y niños se comporten de manera diferente, estableciendo permisos y prohibiciones en función del sexo, así como el desarrollo de tareas diferenciadas y valoradas de forma desigual. Es así que las tareas vinculadas al trabajo doméstico y de cuidado son asignadas a las mujeres y las tareas vinculadas al trabajo productivo a los varones. Ello genera que mujeres y varones desarrollemos diferentes habilidades, intereses y necesidades; así como una desigual distribución del poder que favorece a los varones.

Punto final a la violencia de género. Compromiso de Estado.