acoso
callejero

El acoso sexual callejero por lo general no implica una relación previa entre las personas. Esta violencia incluye prácticas como silbidos, comentarios sexualmente explícitos, miradas fijas, seguimiento, tocamientos, entre otros; que tienen lugar cotidianamente en el espacio público. Además de ser no deseada, produce temor a transitar a solas por las calles, gastos extra en transporte privado, dependencia de otras personas a quienes se pide compañía, abandono de actividades periódicas, entre otros.

Punto final a la violencia de género. Compromiso de Estado.